Inicio > Artículos > Viajando con tu mascota

Viajando con tu mascota

¿Deseas irte de vacaciones pero no quieres dejar a tu amigo más fiel al cuidado de extraños? En la actualidad hay muchas opciones de alojamiento para mascotas que te permiten disfrutar de una estancia en su compañía; sin embargo si estás planeando llegar a tu destino en avión, éstas son algunas cosas que hay que tener en cuenta:

1-Investiga antes de comprar el boleto de avión cuales son los requisitos de la aerolínea en cuanto al peso del animal. Cada aerolínea tiene sus propias reglas y de acuerdo al peso pueden permitir que tu mascota viaje en cabina o necesiten enviarlo a la bodega; normalmente los animales no deben pesar más de 6 o 7 kg para viajar en cabina contigo. Hay mascotas que sin importar el peso y por presentar inconvenientes para el resto de los pasajeros deben viajar indefectiblemente en bodega, tales como serpientes o lagartos. Averigua si la aerolínea maneja tarifa para animales o si debes transportarla como exceso de equipaje.

2-Es importante que entrenes al animal un tiempo antes del viaje. Tienes que enseñarle a socializar y llevarlo a lugares donde haya gente, debe saber acostarse y relajarse,  así como adaptarse a diferentes situaciones. También hay que practicar con la caja portadora y permitir que el animal la investigue, luego dejarlo por unos minutos con la puerta cerrada hasta que se vaya acostumbrando y hasta disfrute de estar allí.

3-Al comprar el cajón asegúrate de que tenga el tamaño y espacio adecuados. Checa con la aerolínea los requisitos que deben tener las cajas en donde va a viajar el animal. Algunas exigen que en la caja haya una cobija, además de un plato de comida y otro de agua.

4-Verifica cual es la temperatura de la bodega y si tiene o no aire acondicionado. Hay compañías que no permiten viajar mascotas a determinados destinos en épocas de intenso calor o durante los meses más fríos. Es el caso de American Airlines, que no permite volar a mascotas cuando el destino de llegada es Cancún.  Más aún, hay países que requieren que ciertos animales pasen por un período de cuarentena, de hasta 180 días en algunos casos.

5-Prepara todos los documentos para no tener sorpresas desagradables en el aeropuerto. Tu mascota debe contar con un pasaporte mexicano, expedido por un veterinario, con su nombre, foto, fecha de nacimiento y todas sus vacunas. Una semana antes de viajar tu compañero deberá ir a una última revisión médica y allí el veterinario te entregará, en hoja aparte, un certificado oficial donde se indica su estado de salud. Un par de días antes acude con tu mascota y su certificado a la oficina de la SEMARNAT en el aeropuerto para que sellen ese documento.  Si viajas a Europa o Japón, por ejemplo, tu mascota también debe tener inyectado un microchip que es un dispositivo para identificarlo inequívocamente; ten en cuenta que no se usa el mismo microchip en todos los países. Asimismo, no dejes de averiguar en la embajada del país hacia donde te diriges que otros documentos necesitas llevar.

6-En tu visita al veterinario y si lo crees necesario, pídele que te recete algún tipo de tranquilizante preferentemente homeopático, tipo flores de Bach, para que tu mascota viaje más calmada. Evita darle Valium o ese tipo de medicamentos, ya que puede provocarle vómitos, alterarla y enfermarla. Prueba el medicamento antes de viajar y si prefieres no darle nada, que en realidad es lo mejor, puedes poner en su caja una playera sudada tuya, cuyo olor familiar seguramente lo tranquilizará.

7-Llega con suficiente anticipación al aeropuerto para hacer todos los trámites y pasar tranquilamente los controles y para que el animal haga sus necesidades por última vez fuera de la caja. Ten en cuenta que en los aeropuertos de México NO está permitido que las mascotas estén fuera de sus cajas, por lo tanto si tienes un perro grande no es mala idea conseguir alguna caja con rueditas para que no sea tan complicado desplazarlo por el aeropuerto.

8-Luego de hacer los trámites debes pasar por una inspección de seguridad. Allí te pedirán que saques al animal de la caja y lo revisarán minuciosamente, así como a su caja transportadora, para asegurarse de que no lleves drogas o algún otro material considerado ilegal.

9-No te olvides de aclarar en los papeles de aduana que llevas un animal y recuerda que los animales de nariz achatada, tales como los perros bulldog y terriers o los gatos persas, tienen dificultad para respirar a grandes altitudes. En esos casos, y siempre que se pueda, es mejor optar por un medio de transporte menos estresante para ellos, como un auto.

10-Por último y para evitar que se extravíe tu mascota, anota todos los datos de tu mascota incluyendo nombre, raza, edad, destino, aerolínea y vuelo, tu dirección y teléfono de contacto y escribir además “NO MUERDO”, “NO SOY PELIGROSO”, para que si el animal tuviera algún problema de salud, la gente se anime a abrir la caja y a atenderlo.

Como ves, sólo se requiere un poco de planificación para que tu viaje con tu mejor compañero se transforme en una experiencia maravillosa.

Categorías:Artículos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 144 seguidores