Inicio > Artículos > Cómo sobrevivir tus vacaciones

Cómo sobrevivir tus vacaciones

Pocas cosas arruinan un viaje como una enfermedad o un accidente. Si bien contra los accidentes es poco lo que podemos hacer, aquí tienes unas cuantas recomendaciones para que termines tus vacaciones sin mayores contratiempos de salud.

  1. No hagas locuras.  Si hay alguna actividad que nunca has realizado, como vuelo en parapente o esquí, no intentes hacer lo que hacen los expertos en tu primera vez.
  2. Toma agua embotellada. Por muy buen estómago que tengas, y sin importar qué tan limpia esté el agua de donde estés, no estás acostumbrado a los bichos locales, así que mejor no te arriesgues. Igualmente, es importante no tomar hielo en las bebidas, pues no sabes con qué agua está hecho.
  3. Vacúnate. Si vas a viajar a algún lugar donde hay enfermedades que no hay en tu país, acude a tu médico, o a los laboratorios designados por la embajada,  para que te pongan las vacunas necesarias. Muchos países incluso te lo piden como requisito para otorgarte la visa.  Por ejemplo, si vas a Tanzania te piden, obligatoriamente, que te vacunes contra el cólera y la fiebre amarilla, y además te sugieren la de fiebre tifoidea, hepatitis, tétanos y rabia.
  4. Ten cuidado con el sol. Recuerda cubrirte la cabeza, usar lentes obscuros y ponerte suficiente bloqueador cuando vayas a realizar actividades bajo el sol.  Después de una exposición prolongada, procura hidratar tu piel, darte un baño y tomar muchos líquidos.
  5. No comas en la calle. En general es recomendable comer en lugares más o menos establecidos, especialmente si eres de estómago delicado.  Procura, en especial,  no comer vegetales crudos que no puedas pelar.
  6. Toma en cuenta la altura de la que vienes y la del lugar al que vas.  En especial si viajas a algún sitio que está por encima de los 2,500 msnm, no programes actividades extenuantes durante los primeros días, pues te puede dar lo que se conoce como Mal de montaña, que es, básicamente, falta de oxígeno.
  7. Evita visitar los lugares peligrosos. Atendiendo al sentido común, procura no pasear por rumbos de dudosa reputación, especialmente después de la puesta de sol.
  8. Llévatela tranquila con los alimentos locales. Pruébalos poco a poco y en dosis moderadas, para darle tiempo a tu estómago a que se acostumbre, especialmente si se trata de comidas muy condimentadas o ingredientes que no  conoces.
  9. Cuida tus alergias. Revisa los niveles de polen del lugar a donde vas, especialmente si sufres de alergias, pues en ciertas épocas del año, el polen te puede provocar molestos estornudos y escurrimiento nasal, así que lleva antihistamínicos.
  10. Revisa donde nadas. Antes de meterte al agua, ya sea dulce o salada, infórmate si es seguro nadar ahí. En el mar, las picaduras por medusas pueden ser muy dolorosas y algunos ríos o lagos pueden estar contaminados y provocarte infecciones en ojos, oídos o piel.  Las albercas cloradas, por lo general, son bastante seguras.

Atendiendo a estas recomendaciones, y en general, al sentido común seguramente pasarás  unas vacaciones maravillosas y regresarás a  a casa sin recuerdos desagradables de tu viaje.

Categorías:Artículos
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 142 seguidores